domingo, 21 de mayo de 2017

La Rebelión de los Músicos


Esta foto no se si la tomaron en Venezuela, pero si estoy seguro que resume mucho de lo que allí pasa. Conocí el Sistema Nacional de Orquestas Sinfónicas de Venezuela desde adentro, pues mi hijo mayor estudió allí por varios años. Se que es un modelo único en el mundo que ha sido replicado con grandes resultados. Sus integrantes, como todos los que dedican su vida a la música, son gente llena de luz, nobleza y mucha disciplina. No existiría otra forma de ejecutar sus instrumentos como lo hacen día a día si esto no fuese así.

Y tan terrible es lo que pasa en Venezuela, que el Sistema del cual hablamos lleva varios caídos. Aquí me pregunto, es justo? no que caiga un músico, si no que caigan jóvenes del bando que sean, pues pertenecen a un solo país. Donde anda la justicia? Esa misma que no es capaz de ver a un joven que fue brutalmente quemado en Altamira (Caracas), como a unos músicos que con instrumento en mano fueron bombardeados con lacrimógena en plana Autopista del Este.

Aquí no se trata de señalar a un pueblo que día a día se acerca a algo parecido a una Guerra Civil. Tampoco colocarse de un lado ni de otro, pues ya vemos que las sociedades radicalizadas solo llevan al retroceso y a la miseria. Se trata de ver un poco más allá de lo mero cirscunstancial o como dirían mis profesores de la Escuela de Sociología de la UCV, dejar de ver solo el momento para analizar el contexto y sus consecuencias a futuro.

Y futuro es lo que más se me parece al Sistema de Orquestas Sinfónicas Infantiles y Juveniles de Venezuela. A propósito, no le coloqué al comienzo lo que le da verdadero valor, que sea un espacio para niños y jóvenes que en muchos casos tienen un origen humilde. Esos mismos que al entregarse al maravilloso mundo de la música, se vacunan de enfermarse de los terribles males de esta sociedad como la violencia, la intolerancia o la exclusión.

Este Sistema es la esencia de Venezuela. Un modelo que deberían de mirar los que imparten justicia. Una referencia de convivencia democrática a la que deberían de seguir los dirigentes del gobierno y de oposición. Una luz en el camino de cada venezolano que hoy quiere regresar a la normalidad que supone un país sin corrupción, con respeto a las leyes y con las mismas oportunidades para todos.

No importa si tu visión del mundo lo haces a través de una ideología de izquierda, de derecha, de centro o cualquiera de sus mezclas que políticamente se usan para confundir a la gente. Lo que importa, es el progreso, el respeto a la vida, la felicidad de los ciudadanos... todas esas lecciones que nos enseñaron aquellos grandes venezolanos que entre otras cosas, liberaron a buena parte de esta región.

No hay comentarios:

Publicar un comentario