martes, 10 de enero de 2017

Política y Márketing. Caso: Elecciones 2016 Perú

Cuando hablamos de política y marketing a muchos se nos hace un nudo en el cerebro tal vez por que algunos profesionales consideramos que estas dos disciplinas son tan opuestas como el agua y el aceite, debido en parte a las diferentes formas con la que se trabaja en cada una de ellas. Pero es esto cierto?.
Resultado de imagen para marketing politico peru
Nicolás Maquiavelo en su obra maestra titulada El Príncipe nos describe con una contundente frase lo que de alguna manera todos sabemos sobre la política: “La política es el arte de engañar”. En este trabajo publicado en 1531, Maquiavelo nos explica como debería ser un buen gobierno bajo diferentes circunstancias.
Por su parte Robert Louis Stevenson nos dice una gran verdad: “La política es quizá la única profesión para la que no se considera necesaria ninguna preparación” . Stevenson es autor de varios títulos como: La isla del tesoro, El extraño caso del Dr. Jekyll & Mr Hyde o  El club de los suicidas. 
En cambio, el marketing conocido también como mercadotecnia es definido por Philip Kotler  como: “Un proceso por el que los grupos e individuos satisfacen sus necesidades al crear e intercambiar bienes y servicios” .
Dela unión de los conceptos anteriormente mencionados se concibe el marketing político.

MARKETING POLÍTICO 

En el libro Political Marketing: Theoretical and Strategic Foudations de Wojciech Cwalina y Andrzej Falkoski; se define al marketing político como “la integración de propuestas que permiten tener un entendimiento del comportamiento humano y que hace énfasis en los mecanismos psicológicos del comportamiento del votante” además “no se limita solo a los periodos de elecciones y campañas, al no haber diferencia entre la elección y el resto del calendario político”.
Podemos entonces aventurarnos a aplicar a la realidad del Perú esta disciplina y probablemente encontremos que nuestro panorama social y antropológico complejo y diverso hace complicado desarrollar una campaña seria de marketing político. No es raro si analizamos que hasta hace unos meses atrás teníamos casi 19 candidatos a la presidencia.
Esto resulta ser tan parecido a la experiencia de compra en un supermercado o tienda por departamento. Casi casi, como elegir una marca de bebidas gasificadas o las clásicas Chuck Taylor de Converse con infinitas versiones para todos los gustos. Hago esta comparación, no solo por lo diverso de opciones, sino también por lo sencillo que resulta crear un partido político en Perú.
Todo esto no solo hace empeorar el panorama político sino también logra complicar más el trabajo de quienes se dedican a desarrollar campañas políticas. Por un lado tenemos a candidatos con mucho presupuesto que gastan ingentes sumas de dinero en desarrollar su marca, pero no conectan con el electorado debido a que su conocimiento de las realidades sociales son de carácter meramente académico pero sin contacto directo e identificación con el pueblo de a pie, si se tiene en cuenta las diferentes características de la población peruana. Aunque a muchos candidatos parece no importarles nada de eso y tienen la falsa creencia de que con ofrecimientos y promesas pueden generar empatía
En el otro extremo del ring (obvio esto es una pelea encarnizada) logramos observar a candidatos que sin poseer una estrategia millonaria tienen un conocimiento de primera mano de la problemática del peruano y no solo bibliográfico, sino por ser partícipe y estar presente en aquellas situaciones en las que ellos han necesitado de un líder. Además de hablar en su lengua, conocer sus tradiciones, su música, su gastronomía, su fe y muchas cosas más que los demás candidatos ignoran y que probablemente muchas consultoras de marketing político también.
@diegoverdellana

No hay comentarios:

Publicar un comentario