sábado, 9 de abril de 2016

Empecemos a Hablar de Bullying



Eran las seis de la mañana y el piloto anunciaba que pronto estaríamos por despegar a Juliaca, al sur del Perú. Salíamos desde el Aeropuerto Jorge Chávez con mucha expectativa pues este viaje suponía una gran oportunidad; empezar a hablar sobre el Bullying a un público objetivo que debería resumir lo que entendemos como Comunidad Educativa: Padres, Profesores, Estudiantes y Directivos de plantel.

Aterrizamos a más de 4000 metros sobre el nivel del mar, en una ciudad de múltiples contrastes, carencias y adversidades, pero con una gente que ni el frio ni la altura minimizan de manera alguna. Llegamos a un Colegio Nacional con más de 500 estudiantes, de doble turno y de rigurosas normas de disciplina y convivencia, por lo menos eso nos lo dijo su promotor y directivo, quien nos acompañó como gran anfitrión.

Primero hablamos en el único patio y cancha múltiple de la institución ante un numeroso grupo de chicos y chicas que en perfecta formación y silencio oían las palabras de su director, quien luego de presentarme se unió a su equipo de docentes que tímidamente observaban lo que ocurría.

Empecé hablándoles de los Derechos del Niño sin dejar de recordarles sus deberes, estrategia que ha funcionado muy bien pues así equilibramos la balanza. Transitamos por la idea que somos un país multirracial, multicultural, multiétnico, multidogmático, es decir, muy diverso. Convencerlos que de ninguna manera todas estos factores pueden ser usados para provocar Bullying en la Escuela, es donde empieza la tarea de todos quienes creemos que esta realidad mundial puede cambiar.

Luego nos reunimos con los profesores y padres de familia. Aquí rompimos mitos y hablamos con transparencia del nuevo concepto de familia, de la homosexualidad en las escuelas, de los discapacitados, de la violencia de la que también pueden ser víctimas (los profesores), del manejo de conflictos en el aula y de otros elementos que dieron como conclusión algo nefasto; falta mucha capacitación y actualización al maestro, y definitivamente la determinación por parte del Estado de hacer  más eficientes sus Políticas Públicas sobre Violencia Escolar.


Me retiré de ese Colegio con una postal en mi mente, donde aparecen el rostro de todas esas personas y personitas que conocí esperanzados en un futuro mejor, donde se reconozca a todos por igual, sin importar que la naturaleza nos hiciera diferentes externamente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario