viernes, 1 de enero de 2016

1ero de Enero de 2016, primer reporte de esta bitácora...

Aquí, dictando una charla sobre Minería de Datos
Siempre cuando llega el fin de año, se mezclan diversas emociones que van desde una felicidad suprema, hasta una nostalgia terrible. Entre esos dos estados de ánimo, transcurren por lo regular arrepentimientos, frustraciones y recuerdos que forman parte de ese pasado que ya no se puede cambiar.

Es en esta parte de nuestras vidas que nos sorprende un fin de año lleno promesas y buenos deseos envueltos en una vaga idea de lo que queremos hacer al despertar. Es en ese desorden de prioridades, cuando le pedimos al destino, una oportunidad más, que hoy empieza conmigo mismo, es un compromiso de "Jorge a Jorge" pero lo hago de forma pública.

#soymioportunidad, aunque pareciera realmente ser una petición, debería ser un compromiso que uno asume consigo mismo; algo así como una carta de intención. Si lo quisiéramos materializar, seguramente sería como un “check-list” de aquellas cosas que no logramos hacer, de las promesas incumplidas, de lo que hicimos a medias o de eso que ni siquiera intentamos cambiar. 

Seguro que aquí nos daremos cuenta, lo responsables que somos de las cosas que nos ocurren y que seguir culpando al resto del planeta por nuestros fracasos definitivamente que no resuelve nada. El cambio nos pertenece y se conjuga en primera persona.

Si logramos llegar a identificar en que queremos cambiar, estamos comenzando con muy buen pie esta próxima vuelta al sol. Y cuando hablamos de cambios, nos referimos a esas decisiones que se toman con el alma, a esos propósitos para estar mejor; en definitiva a la búsqueda de esa felicidad que por lo regular tenemos tan cerca, pero que pasamos la vida entera buscándola.

No existe modelo probado para ser feliz. Lo que existen son experiencias de otros que se atrevieron a hacer “cosas” por y para sí mismos; en algunos casos triunfaron y como todo en la vida, en otros casos fracasaron. Por eso aprovechemos este fin de año para poner orden en la casa, empezando por entender que somos gente buena y que podemos seguir persiguiendo ese estado del alma llamado “felicidad”. 

Dicho todo esto, solo me queda invitarlos a levantar el ánimo, a sonreírle al espejo, a cantar en la ducha, a escribir una nueva historia o simplemente a soñar porque la vida hoy nos regala una oportunidad más.

Feliz y Venturoso Año 2016.

2 comentarios:

  1. Totalmente de acuerdo contigo, "soy mi oportunidad"
    Dios te siga bendiciendo!

    ResponderEliminar
  2. Hermosas frases para reflexionar, Díos te bendiga a ti y tu familia.

    ResponderEliminar